Relacionamiento comunitario para proyectos inmobiliarios

Cliente: Inmobiliaria Común Grupo JP

2016 - 2017
Qué Hicimos
  • Benchmark
  • Estudio Etnográfico
  • Estrategia de aproximación temprana
  • Estrategias de intervención
  • Modelo de negocios
Sobre el proyecto

Desarrollamos un estudio etnográfico en terreno para entender cómo los habitantes de un barrio perciben la instalación de un nuevo proyecto inmobiliario, en relación a sus expectativas y temores. Con este insumo, la empresa tomó decisiones estratégicas y de diseño.

¿Cómo desarrollar propuestas inmobiliarias que respeten e incorporen las expectativas y necesidades de las comunidades existentes al diseño del proyecto?

El cliente, una inmobiliaria en formación al interior de un holding de empresas, busca desarrollar un sello coherente que valore el respeto por las comunidades y las personas, de diseño digno y de co-responsabilidad con los territorios. En ese contexto, y con el motivo de testear para su edificio corporativo una metodología de aproximación temprana a los territorios donde emplazarán sus proyectos, se les propuso desarrollar un estudio con enfoque etnográfico para entender quiénes son las personas que allí viven, cuáles son sus expectativas de este nuevo vecino, y qué cosas son importantes para la comunidad y se deben respetar en el barrio.

Lo que a su vez se transformaría en insumo para la toma de decisiones, respecto al proceso constructivo y de un espacio en el edificio orientado a la comunidad.

El estudio partió con un levantamiento de actores del territorio, y en paralelo un catastro de infraestructura comunitaria, comercial y de esparcimiento en el área delimitada. A partir de estos insumos, se planteó una estrategia de aproximación temprana que incluyó entrevistas de asalto a peatones, residentes y otros usuarios del barrio. Además se realizaron entrevistas en profundidad a vecinos, empresarios del sector, artistas y autoridades.

Esto permitió construir y visualizar los atributos y valores que este edificio y su espacio común debían tener desde la perspectiva de los vecinos, los cuales fueron transformados en escenarios de uso. Luego, mediante talleres estratégicos junto con el equipo de diseño de la inmobiliaria, se terminó por configurar el diseño final y su modelo de gestión asociado.